UNIVERSIDAD TEOLOGICA DE AMERICA
¿Quiénes somos?
Historia La Universidad Teológica de América


La Universidad Teológica de América comenzó su andadura en septiembre de 1987, hace más de 25 años, con el objetivo de ayudar en la enseñanza cristiana por correspondencia a través de la computadora (ordenador en castellano). En aquel tiempo era muy difícil reconocer que el ordenador era una herramienta útil para ser utilizada en la enseñanza. Muchas de las aplicaciones informáticas que hoy no se les da importancia eran desconocidas en 1987. Con la aparición del sistema Windows se abrió un abanico de posibilidades en el uso de los ordenadores; aun así, muchos eran los escépticos que rechazaban el ordenador como medio de enseñanza


La Universidad Teológica de América fue la primera Universidad afiliada a las Iglesias de Cristo y una de las primeras Universidades de América en utilizar el ordenador en la enseñanza a distancia. Después de muchos años la filosofía en relación a la enseñanza ha cambiado mucho, hasta el punto que, todas o casi todas las Universidades más importantes del mundo tienen en sus programas enseñanza a distancia por ordenador.
Otra idea que tardó en ser aceptada fue la concesión de créditos universitarios en base a la experiencia del aprendizaje en lugares fuera de un aula universitaria. Sólo un pequeño número de escuelas acreditadas que surgen en la década de los 40 ofreció la oportunidad de cursar estudios en base a la educación y la experiencia adquirida fuera de las aulas de la escuela y que pudiese ser aceptada para otorgarle un título universitario al estudiante.

La Universidad Teológica de América comenzó su programa de crédito por medio de las experiencias de aprendizaje legítimo fuera de un aula universitaria desde sus inicios. Poco a poco, la idea de créditos por experiencia legítima comenzó a buscar un lugar en la filosofía de la educación, tanto es así, que hoy en día, hay universidades acreditadas que otorgan títulos basados exclusivamente en las experiencias legítimas que validan la concesión de un título en el nivel que el estudiante busca.
En los próximos años, con el avance de la tecnología y los cambios demográficos, lo inimaginable en la educación de hoy será un lugar común en el futuro, mientras el progreso continúa desarrollando las posibilidades de la mente humana.

La base escritural de nuestra fe

En l principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Este estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Juan 1.1-4

«Una virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Emanuel» (que significa: «Dios con nosotros»). Mateo 1.23

“Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; a esas también debo atraer y oirán mi voz, y habrá un rebaño y un pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”. Juan 10.14-18

Entonces, volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer: Ahora subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles. Se burlarán de él, lo azotarán, lo escupirán y lo matarán; pero al tercer día resucitará. Marcos 10.32-34

Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliera: ¡Tengo sed! Había allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja y, poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu. Juan 19.28-30

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2.5-8

Pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. 1ª Timoteo 2.5-6

A ellos también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les ordenó: No salgáis de Jerusalén, sino esperad la promesa del Padre, la cual oísteis de mí, Hechos 1.3-4

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y lo recibió una nube que lo ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales les dijeron: Galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como lo habéis visto ir al cielo. Hechos 1.9-11

De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Juan 3.16

Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo. Gálatas 6.14

Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos unánimes juntos. De repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablaran. Hechos 2.1-4

Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: «Judíos y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras… Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándolo. Y Dios lo levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella…Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha hecho Señor y Cristo». Al oír esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hechos 2.14-38

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, acreditándolo ante todos al haberlo levantado de los muertos. Hechos 17.30-31

Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios, porque dice: “En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido”. Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación. 2ª Corintios 6.1-2

Mientras que a vosotros, los que sois atribulados, daros reposo junto con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Estos sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder. 2ª Tesalonicenses 1.7-9

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más. Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo. Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron». Apocalipsis 21.1-4

Después me mostró un río limpio, de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad y a uno y otro lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en ella, sus siervos lo servirán, verán su rostro y su nombre estará en sus frentes. Allí no habrá más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará y reinarán por los siglos de los siglos. Me dijo: «Estas palabras son fieles y verdaderas. Apocalipsis 22.1-6

El Espíritu y la Esposa dicen: « ¡Ven!». El que oye, diga: « ¡Ven!». Y el que tiene sed, venga. El que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida. Yo advierto a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. Apocalipsis 22.17-19

¡Ven, Señor Jesús!

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén. Apocalipsis 22.20-21



Todo el Mundo

Los Graduados y estudiantes de la Universidad Teológica de América sirven a nuestro Dios y al Señor Jesucristo en el país y en el extranjero en una gran variedad de ministerios y responsabilidades.
Los graduados y estudiantes de la Universidad Teológica de América sirven en distintos ministerios, en los medios de comunicación, ministerios de predicación, evangelismo y misiones, ministerios de liderazgo y administración en las congregaciones y de difusión en todo el mundo, los ministerios de la juventud, la familia y el hogar, los ministerios de asesoramiento y orientación, los ministerios de cuidado y rehabilitación de enfermos, los ministerios en los hospitales y en las cárceles, y los ministerios de educación en todos los niveles.